• Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira

Manuela Castañeira referente del Nuevo Mas

Tenemos la responsabilidad de presentar una alternativa.
Un plan B para que ganen los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Un plan de emergencia para dar vuelta las cosas, para mostrar que no siempre tiene que ser igual,
que ganen ellos y nosotros perdamos.


_
_

Abajo la negociación secreta de la CGT
con el gobierno

Editorial de la semana en Nuevo MAS


Hay que organizarse por abajo para imponer un paro general

“En un alto en la cumbre mundial contra el trabajo infantil, Jorge Triaca se encerró en una oficina del predio de la Rural con los sindicalistas Juan Carlos Schmid y Gerardo Martínez. Fue una charla de unos 30 minutos, en la que hubo un ligero intercambio sobre la negociación en curso por el proyecto oficial de reforma laboral. Acordaron un encuentro para hoy entre el Ministerio de Trabajo y el triunvirato al mando de la CGT”. (La Nación, 15/11/17)

Tres semanas han pasado desde que Macri anunciara su paquete. Se trata de un ataque global que concentra las reformas laborales, jubilatorias, tributarias, educativas, todas con un profundo sentido de clase: beneficiar al empresariado a costa de imponer un retroceso histórico en las condiciones de explotación de la clase trabajadora.

Sin embargo, a pesar de la magnitud del ataque, hasta el momento domina una enorme inercia a la hora de responder al mismo. Esta inercia tiene varias razones. La primera es cómo el gobierno jugó a las escondidas durante la campaña. Una campaña electoral mentirosa, escondiendo ex profeso las medidas que pretendía tomar: afirmando que su objetivo era “acabar con la pobreza”; que no se venía “ningún ajuste”; que “no se presentaría ninguna ley laboral”, buscando agarrar con la guardia baja a la población[1].

La segunda razón tiene que ver con el rol traidor de la CGT, que dio por bueno el “compromiso” oficialista de que “no habría una ley a la brasilera”… Ahora resulta que se sienten “traicionados” por Triaca pero, de todos modos, ¡mantienen su política de negociar lo innegociable!

Y, para colmo, ¡mediante una negociación secreta de espaldas a las bases!

Es bastante obvio que el rol de la CGT es archi-traidor. Porque la reforma no tiene arreglo: es un ataque brutal donde no hay nada por negociar: ¡hay que rechazar de conjunto este paquete!

La CGT debe romper ya con el gobierno y convocar a un paro general activo. Tampoco alcanza con movilizarse cuando se trate la ley en el Congreso; eso significaría haber entregado la mitad de la pelea.

El único camino para enfrentar en serio este paquete es imponer desde abajo el paro general.

El bloque clasista que debemos constituir en el seno de la izquierda debe ir en ese sentido: romper la inercia (como hicimos hoy el Nuevo MAS y el MST en el corte frente a la UIA), empujar asambleas en los lugares de trabajo, paros regionales y otras iniciativas, avanzando en imponer un paro general activo.

Negociando la entrega

Arranquemos con la política del gobierno. Su orientación es simple. Apoyándose en el triunfo electoral, con el argumento de que “la gente los votó”, la idea es correr con la vaina a todos los actores políticos para que se voten las contrarreformas enviadas al Congreso. En eso consiste su “negociación”.

Comenzando por el empresariado, están de parabienes con un paquete de medidas que los beneficia en toda la línea: desgravaciones impositivas, leyes laborales esclavistas, imperio del “libre mercado”.

Incluso si hay chispazos con algunos sectores, la mayoría se van resolviendo haciéndoles pagar el costo a los trabajadores. Es el caso de Tierra del Fuego, donde la UOM nacional y provincial, Caló y Oscar Martínez, apoyándose en el temor a la pérdida de los puestos de trabajo de los trabajadores, aceptaron un congelamiento salarial por dos años que el gobierno pretende ahora hacer valer como precedente nacionalmente.

Una traición lisa y llana

Con el sector vitivinícola ya se acordó eliminar el impuesto que se pretendía poner. Y con las bebidas azucaradas la cosa es simple: la Coca-Cola y otras compañías bajaron el tono de su protesta porque podrán trasladar a los precios el impuesto de un bien de consumo masivo que, de todas maneras, se seguirá consumiendo. ¿Quién pagará la cuenta del nuevo impuesto? Obvio: los trabajadores y sectores populares, como todo con este gobierno anti-obrero hasta la médula.

Seguir leyendo esta editorial en Nuevo Mas

Información y Propuestas

Que ganen los trabajadores, las mujeres y la juventud!

La izquierda renueva sus fuerzas, súmate a la Izquierda al Frente por el Socialismo.


Ni Macri, Ni el kirchnerismo

Ha quedado claro que Macri gobierna para los ricos. Por otra parte, el kirchnerismo, que gobernó durante 12 años y no realizó ningún cambio estructural en el país, no es alternativa.

Desde Izquierda al Frente por el Socialismo nos proponemos como una alternativa superadora a todas las variantes patronales.

Frente al ajuste macrista (Plan A), levantamos un Plan B para que ganemos los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Prohibir las suspensiones y los despidos, terminar con la precarización laboral garantizando empleo genuino para la juventud, #niunamenos con presupuesto para las mujeres que son víctimas de violencia y garantizar el acceso a la cultura y la educación.
Queremos que paguen los empresarios, por eso proponemos un impuesto a las riquezas, a las grandes extensiones de tierras y los grandes inmuebles.

Abajo la represión a la protesta social. Ninguna impunidad a los genocidas de la dictadura militar.
Abajo la burocracia sindical, vamos por democracia de las bases.

_

Sobre Mi

Mi nombre es Manuela Castañeira, soy Licenciada en Sociología, egresada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabajadora no docente.

Nací en Paraná, Entre Ríos, y actualmente resido en la localidad de Sarandí, Provincia de Buenos Aires.

Me considero socialista y feminista. Mi compromiso es defender los derechos de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

Soy precandidata a Diputada Nacional en la provincia de Buenos Aires por la Izquierda al Frente por el Socialismo.

_

Los Trabajadores

Vamos por un 35% de aumento del salario y prohibición de despidos y suspensiones.
Que toda empresa que quiera cerrar sea estatizada.
Que se elimine el impuesto al trabajo, que es un falso impuesto a las ganancias.

_
_

Las Mujeres

Las mujeres, y la sociedad en su conjunto, avanzamos en la pelea por nuestros derechos.
Estamos contra la violencia de género y a favor del aborto legal en hospitales públicos.
Exigimos trabajo genuino y queremos que se termine con las redes de trata y explotación sexual.

_
_

La Juventud

Es nuestro futuro y necesitamos terminar con la precarización laboral.
Pase a planta de todos los trabajadores jóvenes. A igual tarea igual salario.
Triplicación del presupuesto para educación pública y salud pública.

_
_


Estemos en Contacto!

Contactá con nosotros

-

Sumate a la Izquierda al Frente!

Ponete en contacto con nosotros para ser parte de esta gran campaña.